¿Dónde debo comprar duchas anales?

Patada Matthias.

Tienes que hacerte una pregunta simple. La respuesta es: Usted debe ir a la tienda en su ciudad y preguntar al personal. Después de hacer un par de preguntas, usted debe ser capaz de encontrar la tienda cerca de usted. La información más importante que necesitas saber sobre las duchas anales es que las duchas anales son baratas (¡e incluso gratis!), son una gran manera de asegurarte de que tu cuerpo esté sano (porque limpian tu cuerpo), no duelen y duran mucho tiempo. En pocas palabras: las duchas anales son la mejor actividad sexual que puedes tener. Usted no tiene que comprar un vibrador o un consolador porque hay tantas otras opciones para hacer la estimulación anal que usted no va a perder una gran cantidad de dinero en ellos. Y si compras uno, será el mejor sexo más natural que hayas tenido. ¡La próxima vez que estés en la ciudad, ve a la tienda! Hay muchas tiendas diferentes anal-shower en los Países Bajos y la mayoría de ellos se encuentran en las principales ciudades. Vea el informe de experiencia Vibrador Con Mando A Distancia. Por ejemplo, puede ir a la Nieuwgos en Dutte (en neerlandés para "el mejor") en Dordrecht, que ofrece una gran variedad de marcas de anal-ducha, así como otros juguetes anales y otros artículos que se pueden utilizar en la ducha. Y eso es muy significativo, compáralo con Lampara Proyector. También puedes encontrar una gran cantidad de juguetes sexuales y otros artículos anales en el Dork van de Zee en Delft. Una tienda de sexo local en Amsterdam también vende una excelente gama de anal-shower.

Entonces, ¿cuánto cuesta ir de Amsterdam a una tienda de sexo en los Países Bajos? Si usted está interesado en anal-duchas, le recomiendo que compre al menos 10% más de lo que normalmente lo haría para una ducha. De esa manera, no vas a desperdiciar dinero. Si no estás seguro de cuánto necesitas, te sugiero que preguntes a una tienda de sexo local sobre los precios de la lluvia de anales.

Unos días antes de irnos, visitamos un sex shop. Estaba en una calle que estaba muy concurrida. Un joven que nunca he conocido antes pidió un precio. Fue muy simple: le di mi dirección y le dije: "No voy a pagar el precio que me ofreces. Si quieres comprar una ducha, tienes que pagar más. No te olvides de conseguir un recibo."

Cuando el joven pagó el precio le di una ducha. No era bueno y el olor era muy malo. Cuando abrí el contenedor estaba muy caliente y no pude encontrar ningún lubricante en él. Le preguntó si podía ir a comprar algo y le dije que no puedo. Me dijo: "Volveré mañana a media hora, quiero ver lo que vas a hacer".

Al día siguiente, le pedí que fuera a comprar más lubricante. Se fue a casa sin él y cuando llegó a casa, le pregunté si había tomado las precauciones correctas. Dijo: "Sí, nada malo, sólo entré con la gente equivocada".

Tuve una buena conversación con él, no dijo nada malo y pude entenderlo pero todavía pensé que estaba loco. Cuando fue al baño lo oí reír y decirme: "Está bien, no tienes que hacer nada. Yo soy el que le gustan las duchas anales, lo hago por placer. ¿No entiendes eso, no tienes idea de que es tan difícil de hacer? Da un poco de miedo. Es como estar en una mina en la que tienes que caminar por un campo minado". Por lo tanto, es ciertamente más útil que Garantía De Compra.

"Sí, lo es." Dije y hablamos un rato, luego fui y me duché.